FANDOM


Un Documento de Posición es un escrito donde la delegación deja plasmado su trabajo investigativo, postura y propuestas que pretende llevar al comité. En este documento se manifiesta de manera clara y concisa la posición política de un Estado con relación a los temas que serán tratados durante el Modelo. Por lo tanto cada delegación deberá presentar un Documento de Posición por tema.

La redacción de este documento permite a los diferentes integrantes de una delegación concertar criterios y organizar las tareas de investigación. En las semanas previas y durante el Modelo los delegados pueden utilizar el Documento de Posición para negociar, permitiendo a los diferentes miembros de la delegación mantener una postura coherente.

Básicamente, el Documento de Posición presenta dos partes: una general y otra específica, que marcan asimismo las etapas de investigación.


Primera parte Se procede al análisis general del tema propuesto:

A) Se definen y explican los términos principales, conceptos básicos y/o tecnicismos referentes al tema.


B) Se enumeran algunos acontecimientos internacionales recientes relacionados con la problemática a tratar y la posición que ha tomado la nación cual se representará.

C) Se nombran los documentos que la delegación considera importantes y que respaldan su investigación y su posición.


Segunda parte El Estado expresa su posición, sus planes y soluciones:

D) Se presenta la posición política que sostiene frente al tema en cuestión.

E) Se proponen soluciones a los problemas planteados.


¿Por qué es importante el Documento de Posición? Es de vital importancia que los alumnos elaboren el Documento de Posición. Si el docente hace este trabajo en lugar de los alumnos, perjudica su desempeño en el Modelo, restándole seguridad y espontaneidad.

El documento de posición no debe ser muy extenso (100 a 120 líneas) por lo que la justificación de sus términos debe ser bien conocida por el alumno para que pueda manejarse con soltura en los debates. No es igual la actitud del alumno que "lee" un documento preparado por otro y tiene que "adherir" a las justificaciones que se le impongan (aún cuando ese otro sea su profesor). Quien elabora el documento debe estar convencido de la validez de su posición.

Es conveniente que el docente no le solucione todos los problemas ni lo prevenga sobre todas las posibles variantes de "ataques" que pueda recibir su posición. En el Modelo el alumno debe sentir la presión y la responsabilidad de buscar una solución por sí mismo, o buscar la ayuda de sus pares. Esta situación, muy común en el desarrollo del Modelo, es una de las que producen un efecto importante en los participantes: la sensación de haber madurado y aprendido tanto en pocos días.

El Documento de Posición es una herramienta de trabajo fundamental para el alumno y el docente, ya que brinda un orden natural a la investigación.


Los cinco elementos que debe incluir el Documento de Posición, visualizados como etapas de la investigación, permiten:

A)Afianzar el conocimiento logrado en la investigación: sólo se puede definir con precisión un término o concepto después de profundizar en sus varios aspectos. Se define lo que se conoce.

B) Al conocimiento "abstracto" sumar lo "concreto": la visualización de la problemática estudiada en un ejemplo de la realidad contemporánea del joven, clarifica el panorama general.

C)Poder brindar el marco jurídico necesario para otorgar respaldo a la posición que se quiere sustentar: los documentos, resoluciones, acuerdos, convenios, tratados, leyes, etc., dependiendo de la documentación que se cite (y el manejo de los mismos en el debate), permiten deducir el grado de profundización al que los alumnos llegaron en su investigación.

D) Exponer el resultado de la investigación: en este punto la delegación tendrá particular cuidado, pues debe ser el producto de un estudio histórico, geográfico, político, económico y social del país representando. En esta segunda etapa de investigación (la primera se concreta en los puntos A, B y C, con el estudio del tema propuesto) es útil revisar en los periódicos la actualidad del país representado, también el Almanaque o Guía Mundial de los últimos dos años, y consultar en la biblioteca del Centro de Información de Naciones Unidas los discursos que sus representantes dieron sobre los temas a debatir, así como los de sus aliados y opositores.

E) Interpretar las conclusiones a las que se llegó y generar una propuesta: este el punto que lleva más elaboración. Es la base del proyecto de resolución; es la propuesta de solución a la problemática planteada. Si todos los pasos anteriores fueron bien preparados, éste último tiene una realización casi obvia. Es posible que algunos países ya tengan propuestas sobre los temas en cuestión. Si no las tienen, los alumnos tendrán que encontrar las más viables de acuerdo a la política del país. También es posible un aporte original siempre que no se transgreda la posición del país representado. Es importante que el docente aconseje a sus alumnos para que esta etapa no se convierta en "dogma", sino en punto de partida para las negociaciones. Es bueno lograr que la propuesta sea incluida en un proyecto de resolución, pero también es bueno adoptar la posición de un aliado y colaborar en la defensa de la misma.


A continuación se transcribe un ejemplo de Documento de Posición.


Delegación: Mancomunidad de Australia

Tema: Defensa y protección de las comunidades aborígenes


El gobierno de Australia, respetuoso de los principios enunciados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y fundándose ellos, considera imperioso que la comunidad internacional tome conciencia de la problemática indígena, uno de los grupos humanos más desfavorecidos y vulnerables del mundo.


Los antecesores de quienes actualmente se conocen como pueblo aborigen y de los isleños del Estrecho de Torres en Australia, fueron los ocupantes anteriores o dueños originales de Australia, que ocuparon este territorio durante miles de años conforme a un sistema jurídico aborigen que determinaba las relaciones de responsabilidad hacia la tierra a la cual pertenecían.


Con la llegada de los colonos europeos, los aborígenes y los isleños del Estrecho de Torres fueron dispersados y desposeídos, y como resultado de ello son el grupo más desfavorecido de la sociedad australiana.


Según los últimos datos, la población aborigen de Australia es de 257.000, el 1.5% del total de los australianos.


El gobierno australiano sostiene tres criterios claves que se deben satisfacer para determinar a quién le corresponde la denominación "aborigen":


1. Ascendencia de origen.

2. Autoidentificación como aborigen.

3. Que la comunidad lo acepte como aborigen.


Una serie de acontecimientos llevaron a la primera plana internacional la problemática de las poblaciones indígenas en los últimos años. Son estos:


  • El otorgamiento del Premio Nobel de la Paz, el 10 de diciembre de 1992, a la Sra. Rigoberta Menchú, india quiché de Guatemala, por su lucha en pro del cumplimiento de los derechos humanos de la población indígena.
  • El levantamiento violento de los aborígenes en Chiapas, que tuvo una repercusión en dos planos: para los gobiernos en los países en los que habitan comunidades indígenas y para estas últimas. Los primeros recibieron una alerta, ya que sus actitudes indolentes pueden desencadenar reacciones violentas. Los segundos recibieron un ejemplo de como podrían llegar a actuar si sus reclamos no son atendidos.
  • En un fallo sin precedentes el Tribunal Supremo de Australia dictó una legislación sobre propiedad de la tierra para los pueblos aborígenes y los isleños del Estrecho de Torres que constituye un acto de justicia hacia estos pueblos que habían sido desposeídos de sus tierras. Se rechaza en ella la noción de Terra Nullius (que afirmaba que la tierra se hallaba desierta y deshabitada a la llegada de los primeros colonizadores), con la que se justificó el desposeimiento y la opresión de los pueblos indígenas de Australia.


El gobierno de Australia reconoce como instrumentos jurídicos fundamentales los Convenios de la OIT Nº 107 (1947) y Nº 169 (1989).


Además recibe con agrado toda propuesta destinada a fomentar la participación de los representantes indígenas, sus distintas asociaciones y organizaciones, y solicita la ayuda de las ONGs para elaborar las normas adecuadas: en tal sentido apoya los proyectos de declaración sobre los Derechos Indígenas presentados por la Asamblea de las Primeras Naciones y el Consejo Mundial de Pueblos Indígenas de las Naciones Unidas (ver E/CN.4/Sub.2/AC.4/1989/5).


Considera que el Grupo ha realizado un progreso provechoso en lo referente a preparar un programa de trabajo destinado a centrar la atención internacional en las cuestiones que son prioritarias para las poblaciones indígenas y establecer normas destinadas a proteger sus derechos. Estas normas deberán concordar con los derechos humanos fundamentales enunciados en los instrumentos internacionales pertinentes y fundarse en ellos (Proyecto de Declaración elaborado por el Grupo de Trabajo en su 11º período de sesiones E/CN.4/Sub.2/1993/29).


Australia afirma:


1. La importancia de la cultura y el patrimonio de los pueblos indígenas.

2. El derecho de estas poblaciones a la libre determinación y a la autogestión.

3. El derecho a la propiedad de la tierra de la que han sido despojados, a la protección de los lugares aborígenes, al control aborigen de la explotación minera y a la compensación por la tierra perdida. El gobierno australiano ha devuelto a los aborígenes unos 900.000 kilómetros cuadrados de tierras (11,5% del territorio continental de Australia) bajo diversos tipos de títulos legales: propiedad privada, cesión en fideicomiso, reservas, etc.

4. Que la verdadera solución a las necesidades de los pueblos indígenas no consiste solamente en asignar recursos a las esferas de educación, vivienda, empleo y salud. Junto con esta asistencia debe brindárseles esperanza, confianza, medios efectivos de consulta, posibilidades concretas de reconciliación. Las soluciones materiales deben ser acompañadas por un reconocimiento de su tradición cultural y orientadas hacia la reconciliación de la sociedad.

5. El gobierno Australiano ha iniciado un Proceso Nacional de Reconciliación (Septiembre de 1991) bajo los auspicios de un consejo compuesto por 25 australianos prominentes indígenas y no indígenas. Los objetivos de ese consejo son: Promover la comprensión de todos los australianos de la historia, la cultura de los pueblos aborígenes, del desposeimiento y el retraso en todas las esferas al que fueron sometidos, y promover el compromiso para revertir ese retraso y desarrollar alianzas basadas en el entendimiento y respeto mutuo.


Australia propone:


1. Implementar medidas eficaces para otorgar tierras a las poblaciones aborígenes que las reclaman, basadas en cinco principios fundamentales:

1. Título de propiedad ilimitada e inalienable de las tierras de aborígenes.

2. Protección de los lugares aborígenes.

3. Control aborigen en relación con la explotación minera de tierras aborígenes.

4. Percepción de derechos de explotación minera.

5. Negociación de una compensación por la tierra perdida.

6. Respaldar los reclamos de libre determinación y autogestión de los pueblos indígenas y promover la participación democrática en los procesos políticos por los que se los gobierna, reconociendo la preocupación legítima de los Estados por mantener su integridad territorial.

7. Auspiciar procesos de reconciliación nacional basados en el reconocimiento y valoración de las diversidades culturales, fomentando medidas en los sistemas educativos que les ayuden a participar plenamente y en pie de igualdad en la vida de su propia comunidad y en la de la comunidad nacional.


"La unidad en la diversidad es la única unidad auténtica y duradera". (De Boutros Boutros-Ghali, Secretario General de las Naciones Unidas. Ceremonia Inaugural del Año Internacional de las Poblaciones Indígenas)